< Volver a Finanzas

Devaluación del peso y efectos de la inflación: ¿cuál es la relación?

Escrito por Silvana Spadafore

En los últimos días uno de los temas más recurrentes, tanto en los medios como en las charlas cotidianas se resume a la devaluación del peso y a los efectos de la inflación. Sin embargo, no todo el mundo sabe muy bien qué significan y qué relación tienen entre sí.

Por eso, tanto para aquellas personas que no hayan elegido una tasa de interés para un crédito hipotecario, un préstamo personal o un crédito prendario, o para quienes se hayan decidido por los créditos UVA,  tienen que conocer estos conceptos y su incidencia para ver el impacto en estos préstamos y saber si son adecuados o no antes de pedirlos. En los casos en que ya lo tengas, también es importante conocer cómo te impacta.

Te invitamos a que sepas más sobre estos temas y la influencia en las deudas que pudiste haber contraído.

¿Qué es la devaluación del peso?

La devaluación se da cuando el dinero de un país pierde valor con respecto a la moneda de otro país. En el caso de Argentina, la devaluación del peso se mira con respecto al dólar estadounidense.

Los motivos por los que esto puede darse son muchos, pero en resumidas cuentas siempre significa que el país que devalúa está viviendo problemas económicos, fiscales o políticos. Hoy en día, en Sudamérica son varios los países que están sufriendo este proceso o que lo han sufrido en lo que va del año. Los casos más destacados son el de nuestro país y el de Brasil.

Argentina lleva devaluado un 100,2% y Brasil 26,8% según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav), en 2018.

El motivo principal de la devaluación en el país se debió a que los ahorristas comenzaron a comprar moneda extranjera en vez de continuar teniendo pesos. Los motivos por lo que esto sucedió son variados y por factores internos o externos. Te contamos algunos:

  • Subas en las tasas de interés en Estados Unidos.
  • Aumento del petróleo en el plano internacional.
  • Caída del valor de la lira turca.
  • Temor por la desaceleración de la economía doméstica.
  • Creciente aversión global al riesgo.
  • Los inversionistas no parecen estar seguros si el proyecto liberal tendrá continuidad tras las próximas elecciones.
  • Pérdida de confianza sobre la capacidad del gobierno para cumplir con los pagos de sus deudas y conseguir los fondos para pagar sus gastos.

Todos estos factores y algunos otros más, fueron los que generaron una compra desenfrenada de dólares y fuga de capitales, llevando a una devaluación del peso de más del cien por ciento en lo que va del año.

¿Cómo se genera y cuáles son los efectos de la inflación?

El proceso inflacionario es el aumento continuo en los precios de los bienes y servicios y se puede medir a través del índice de precios al consumidor.

Este aumento de precios se genera porque el Gobierno emite moneda sin respaldo. Si el dinero en efectivo aumenta sin que exista una revalorización de los bienes y servicios ofertados en el mercado, el dinero va perdiendo su valor, ya que con la misma cantidad de dinero no se puede adquirir igual cantidad de productos. Generalmente el Gobierno, lo hace para financiar el déficit fiscal y, además por el crecimiento del endeudamiento externo que toma para frenar el déficit fiscal. Este déficit está propiciado en mayor medida por el gasto público de gran envergadura que existe en el país.

La pérdida de poder adquisitivo genera que el nivel de demanda se reduzca, también que se privilegie la compra de los productos que suplen las necesidades básicas como vivienda y alimentación, dejando de lado en actividades educativas, ocio, atención de salud, calidad alimentaria, entre otras cosas. En el largo plazo el resultado final es el aumento de los índices de pobreza, el desempleo, la mala nutrición de las nuevas generaciones, aumento en la delincuencia, etcétera.

Los efectos de la inflación en los ciudadanos son muchos y por lo general afectan a tanto a corto como a largo plazo, solo que algunos permanecen más ocultos.

Relación entre inflación y devaluación del peso

La devaluación tiene efectos directos en los precios, más que nada cuando el país depende de la compra de productos importados para el desarrollo de su industria interna o para el abastecimiento del mercado.

Cuando un país lanza al mercado dinero sin reservas, el dinero va perdiendo su valor generando más devaluación.

Esta relación tiene una incidencia en los créditos que los argentinos tomaron en el último año conocidos como los créditos UVA. Estos préstamos se actualizan por la unidad del valor agregado. Esta unidad de ajuste se va actualizando de acuerdo a la evolución del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) que a su vez refleja la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) informada por el Indec, Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Estos créditos, reconocidos por ajustarse de acuerdo a la inflación y porque surgieron como la gran alternativa para aquellos que no podían acceder a préstamos con tasa fija, hoy están en boca de todos porque no se sabe qué pasará con ellos con el aumento desmedido del dólar y la inflación.

La verdad es que el aumento de la moneda extranjera genera que si estás cotizando para sacar tu Crédito Hipotecario, el dinero que te presten será menor al que necesites para el hogar que tenías en mente. Los créditos siempre se dan en pesos y los inmuebles se valorizan en dólares, así que allí podés ver alguna diferencia, lo mismo si ya lo tenías preaprobado, tal vez tengas que renegociar con el banco o el vendedor del inmueble.

En los casos en que ya estés pagando, la cuota mensual puede subir en relación a la inflación, pero hay un punto que contiene este aumento y es que las entidades bancarias no admiten que pagues una cuota mayor al 25% o 30% de tu salario, así que estarías cubierto en ese aspecto. La gran ventaja de la situación es que tu deuda en dólares se “licuó” en casi un 50% y tal vez te abra la posibilidad a poder precancelar el préstamo.

Por otro lado, el Gobierno hizo incluir una cláusula que indica que en el caso de que la inflación supere en un 10% el avance de los salarios, los tomadores del préstamo podrían pedir una extensión del plazo total del crédito.

Estos puntos aplican a todos los créditos que ofrecieron opciones en UVAs, así que es bueno releer el contrato para los casos en que hayas tomado o estés por pedir un crédito prendario o un préstamo personal.

Sin embargo, en los últimos días, el Gobierno informó que prepara un paquete de medidas para amortiguar el impacto total de la cuota sobre el salario, pero no se sabe abarcará solo a los nuevos créditos o a todos los que ya poseen uno.

Ahora que ya sabés un poco más sobre la devaluación del peso y los efectos de la inflación, podés comparar los productos financieros que necesites con mayor información. Ingresá a Compara, informate y compará.